martes, 3 de junio de 2008

Siembra Rosales (II/III)

Todo comenzó una tarde de mayo, como de costumbre escuchaba a Fernanda Tapia y Federica Armendáriz en el hoy sentenciado a muerte Radioactivo; milagrosamente, el bondadoso destino me sonrió dejando que mi llamada telefónica entrara, y no sólo eso, en cabina me pidieron mi número para marcarme y platicar conmigo al aire; aunque dos meses después aquél mismo pinche destino me adjudicó seiscientos cincuenta pesos en llamadas a la estación. Fernanda, quien estaba muy clavada con los pedos existenciales, filosóficos, mitológicos, históricos y hasta científicos de Matrix, y que por supuesto, ya había visto Reloaded, llegó ese día a debatir ¿Estará nuestro destino predeterminado?, obviamente, como ella misma dijo, había un chorro de posturas.

En cuanto Federica me dijo “vas al aire”, empecé a memorizar lo que iba a decir, con el fin de no cajetearla ante millones de radioescuchas y dar un discurso de veras chingón; cuan-do-de-re-pen-te… estar consiente de que mi interlocutora era nadie más ni nadie menos que Fernanda Tapia hizo que se me cayeran los calzones de los nervios, y para acabarla de chingar, no había dicho diez palabras cuando Fernanda me pregunta “¿Tu en qué Dios crees?”; ¡Puta madre!, ¿qué le dices cabrón?, no es fácil soltar cualquier pendejada sabiendo que te escuchan un chingo de cabrones, sabiendo que tu mamá está arriba escuchando cada palabra que dices, sabiendo que le vas a contestar a la mismísima Fernanda Tapia algo que has querido definir de manera muy cabrona desde hace un montón de años y que ahora tienes que resumir en menos de lo que lo piensas porque estás al aire, miles de personas esperan tu respuesta, ya dijiste quien eres y no puedes omitir la pregunta que te acaban de aventar. Dije que no creo en ninguno de los del catálogo de Dioses, creo que hay una fuerza mayor que tal vez no nos rige, pero está por encima de nosotros y es la causante de que estemos aquí; o por lo menos eso quise decir. Después, con los calzones ya tres metros bajo tierra, di mi postura acerca del destino, de la mejor forma que lo permitieron mis nervios, mi conclusión, ya con calma es que sí, está escrito, pero si nos ponemos las pilas podemos cambiarlo, de hecho, tenemos la libertad de modificarlo a nuestro antojo, si sabemos cómo y por dónde guiarlo.

El día de la fiesta, en el instante entre los bocadillos y el karaoke se me ocurrió la inteligente-idea de preguntarle a los presentes la misma cuestión que medio año atrás yo había intentado contestar. Luis dice que quienes creen que el destino está escrito, son aquellos perdedores que le echan la culpa de su incompetencia a algo aun intangente que rige sus vidas, y seguramente tiene razón. Su postura nos lleva a la conclusión que defendió por más minutos que lo que los demás borrachos pudieron soportar. Lo que nos depara el destino es resultado neto de lo que hicimos anteriormente; en estos días incluso, cosechamos parte de lo que hemos estado sembrando; y dijo algo mas o menos así: “…siembra rosales y vas a cosechar rosas, pero siembra mierda y vas a cosechar más mierda…”. Su escupitajo de palabras no provocó reacción alguna en nuestras mentes, ese día; quién iba a pensar que aquella misma semana, yo comenzaría a cosechar mis rosas…



Antes de cosechar, me llevé unas cuantas desilusiones cuando me di cuenta de que los rosales que más había querido y con los que me esmeré más en cuidar jamás brotaron; ¿los habré regado demasiado? ¿Acaso eché tanta agua a mi relación con primos y amigos, que terminé por ahogarlos? Ó en el afán de fortalecer el lazo afectivo con demasiado abono, ¿termine por cagarla? Estas cuestiones no hicieron más que obligarme a hacer un minucioso recuento de la temporada de siembra antes de contar la cosecha…



...



2 morbosos dicen...:

Delta Kaoz dijo...

chale... que puedo decirte, yo pense mucho tiempo algo similar, tal ves solo seamso demasiado dedicados para este mundo valegorro, no se... o no es qu eestemso tan locos, y es el mundo el que esta alrevez... pero sigo diciendo qeu eso del destino es para los que teien flojera de forjar elsuyo propio... y en cuanto a entrar a la zona del ridiculo nacional, no creo que nada sea pero qeu tratar d eimitar el grito de apareaminto d eun wookie al aire XD

Angie Sandino dijo...

Primacho adorado, te debo el comentario sobre el post ando a mil x hora, solo paso a decirte que voy rumbo al aeropuerto a encontrarme con el verano màs caliente de amèrica!
Te dejo un abrazote y espero que todo estè marchando super padre para ti!