miércoles, 21 de mayo de 2008

Viví, amé, estudié y hasta Creí

Viví, amé, estudié y hasta creí,

y hoy no hay mendigo

al que no le envidie

que no sea yo.


A cada uno le miro los andrajos,

las llagas, la mentira,

y pienso:

Quizá nunca has vivido, estudiado, amado, ni creído.


¡Quizá sólo hayas vivido como una lagartija a la que cortan el rabo

y sólo seas un rabo moviéndose más acá de la lagartija!


0 morbosos dicen...: